“Despedida a dos Grandes Maestros”

30

Con un emotivo programa, se rindió un homenaje y agradecimiento a dos maestros con una gran trayectoria de trabajo en nuestra institución Educativa que ha sido nuestra pasión por ya muchos años. En sus aulas se han anidado sueños y desde nuestros patios son muchas generaciones de alumnos que han alzado el vuelo rumbo a un destino propio. No siempre ha sido sencillo, como en todas las familias, construir nuestra familia “Scorcina” ha demandado esfuerzo, cariño y dedicación, pero estamos felices de lo que juntos hemos logrado.

Sin embargo, esta tarea hubiese sido imposible sin el apoyo de grandes amigos y colaboradores, con quienes hemos tejido amistad y afecto. Es en este crisol de voluntades donde la vida nos hace transitar por momentos especiales, y estos son uno de ellos.

Después de 5 años, con tristeza debemos comunicar la partida de un gran colaborador. Un profesor, que desde su puesto de Director, nos aportó con su talento y vocación, contribuyendo a la formación académica, y por sobre todo valórica de cientos de niñas y niños. No siempre fue fácil, gracias a su trabajo dedicado, el Profesor José Santos Ruiz Espinoza nos permitió alcanzar un sueño, y por medio de su gestión, llegar a transformarlo en una meta. Hoy podemos disfrutar del hecho concreto que nuestra Institución Educativa “Manuel Scorza” con el lema “Ser Scorcino es un Honor” nos llena de honor a nivel nacional; con un tremendo mérito que debe llenar de orgullo a toda nuestra comunidad Educativa.

De esta manera, el Prof. Valerio Miguel López Bonifacio con 19 años de servicio, compartiendo su sabiduría, su cariño, su paciencia y su dedicación. La experiencia vivida en estos cuatro nos ha llenado de entusiasmo para seguir fuera del mismo. Ya que aquí comprendimos el verdadero significado de la amistad, la unión, la solidaridad, la alegría y la confianza.

Hoy podemos decir con satisfacción que nuestra Institución Educativa “Manuel Scorza” no solo camina por el rumbo de la excelencia académica, sino que además construimos en el corazón de nuestras alumnas y alumnos, valores como individuos que construirán la sociedad del mañana. Hoy podemos decir que lo que nos une es una identidad “Scorcina” que nos compromete transversalmente, cualquiera sea el rol que cumplamos en nuestra comunidad Educativa.